Coches teledirigidos…

Bienvenidos queridos lectores a una entrada más de nuestra querida Perritafaldera. En el post de hoy os traigo una pequeña reflexión en relación a una serie de sucesos que han ocurrido últimamente en mi entorno y que afecta a mi círculo de amigos.

Siempre que me han preguntado si creo en el destino he respondido con un rotundo no; naturalmente es una pregunta muy subjetiva y cada uno opina diferente. En mi caso era una rotunda negación, y digo era.. Ya que debido a una serie de acontecimientos que han ocurrido en estos días puede que me piense un poco más la respuesta a esta pregunta.

A veces pienso cuan caprichoso es el susodicho destino, si es que existe. De vez en cuando me planteo si de verdad somos los dueños de nuestra propia existencia o encontramos situaciones que son imposible de… ¿Prever, calcular, controlar o decidir? ¿Algo superior a nuestro propio dominio?

Puede que un día te levantes por la mañana, desayunes, no se; puede que mientras te estés tomando el café matutino con tu madre, tu hermana o sencillamente solo, alces la vista y sonrías con algo de la televisión. o puede que mientras amueblas tu cabeza para el nuevo día que está empezando, topes con algún recuerdo que te haga entristecer o reír. Es probable que tras terminar el breve o contundente desayuno vayas a… Lavarte los diente, si, como cada mañana; un ejercicio aburrido… como siempre. Tras esto lo más seguro es que te refresques la cara y a continuación te vistas rápido porque llegas tarde a trabajar, a clase o a una una cita. Puede que mientras vayas caminando, conduciendo en coche o viajando en autobús hacia tu destino estés repasando mentalmente las tareas que tengas que realizar en ese día, o sencillamente no pienses en nada porque es demasiado temprano para empezar a organizar tu agenda mental.

Es probable que llegues a tu destino y el día transcurra con normalidad, o puede que aquel día que tu pensabas que sería un lunes, o un martes o un domingo cualquiera, acabaría siendo una fecha señalada, un día marcado en tu calendario; ya sea para bien o para mal, tu vida cambiaría en ese instante; mientras te tomabas el café de la mañana, o puede que mientras te lavabas; aburrido , los dientes, o en ese momento en el que salías de la casa.

¿Si realmente fuéramos los dueños y responsables de nuestro destino… deberíamos tener ese deseado derecho a elegir lo que nos suceda?………….. Lo dejo que lo meditéis. 

Gracias por leer y comentar 🙂

Anuncios